CCOO analiza la situación de la mujer en la economía, la sociedad y el sindicato

    Este martes 4 de junio ha tenido lugar la jornada inicial de la escuela sindical “Marcelino Camacho” en Morillo de Tou (Aínsa). El sindicato ha analizado las desigualdades de género en todos los ámbitos de la vida, haciendo especial hincapié en el plano laboral. Un análisis de los factores que inciden en este desequilibrio y las propuestas sindicales para avanzar hacia una sociedad más igualitaria.

    05/06/2019.
    Ha comenzado la Escuela Sindical Marcelino Camacho organizada por CCOO Aragón

    Ha comenzado la Escuela Sindical Marcelino Camacho organizada por CCOO Aragón

    A las once de la mañana, Manuel Pina, Secretario General de CCOO Aragón, y Tais Gros en representación del Ayuntamiento de Aínsa, inauguraban la escuela sindical “Marcelino Camacho”. Un encuentro dirigido a las delegadas y delegados sindicales para analizar durante dos días, diferentes temáticas de ámbito socio-económico. Este año el leimotiv de estas charlas ha sido el movimiento feminista y su importancia en el sindicalismo de clase.

    Esta primera jornada se ha dividido en tres interesantes mesas redondas, en las que se ha analizado el papel de la mujer en la economía, en la sociedad y la empresa. En la primera de ellas se ha concluido que para avanzar en materia de igualdad hay que equilibrar la economía entre los dos géneros. La mujer tiene una doble responsabilidad en el centro de trabajo y en el hogar que restan su desarrollo profesional. Monica Melle, profesora titular de economía financiera en la Universidad Complutense de Madrid, asegura que la vida laboral femenina es más corta y discontinúa que los hombres, por lo que “tienen menos incentivos para formarse”.

    Asegura que “en el ranking mundial de la igualdad, España está en el puesto 24. Hemos avanzado 5 puestos debidos a factores como la salud, supervivencia y el empoderamiento político, pero económicamente hemos perdido status”. Cristina Faciaben, secretaria confederal de Internacional de CCOO, ha analizado la brecha salarial en el mercado laboral. “La brecha salarial obedece a la infravaloración del trabajo de las mujeres, incluso aunque tengan el mismo nivel educativo y la misma cualificación que los hombres”. Faciaben ha asegurado que para que un hombre y una mujer tuvieran el mismo salario, está última debería trabajar 9 horas más a la semana (en una jornada de 40 horas semanales) y 14 meses y 91 días más al año.

    La segunda mesa “mujer y sociedad” ha contado con tres ponentes: Ruth Vallejo, decana de la facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo de Zaragoza; Carmen Heredero, miembro del Consejo Escolar del Estado y Natalia Salvo, directora del Instituto Aragonés de la Mujer. Esta charla ha analizado las diferencias de género más visibles y las que pasan más inadvertidas en la esfera social.

    Ruth Vallejo ha exigido paridad en todos los ámbitos. “No basta con que la mujer participe en estructuras políticas as sino también en las económicas, sociales y culturales, es la única forma de avanzar en materia de igualdad”.

    Carmen Heredero ha analizado el machismo imperante en el ámbito educativo: “es inconcebible que los libros de texto sigan manteniendo los estereotipos de género históricos y minusvalorando a la mujer. La escuela no cumple con su papel de educar en igualdad”.

    Natalia Salvo, directora del Instituto Aragonés de la Salud, ha hablado sobre la terrible lacra que año a año sesga la vida de mujeres y niños: la violencia de género, y ha explicado los recursos que ofrece el Instituto Aragonés de la Salud con las víctimas. “La violencia contra las mujeres debe entenderse como un riesgo laboral más y abordarse desde la prevención, la salud laboral y la formación”.

    La última de las mesas redondas ha analizado el papel de la mujer en las empresas. Isabel Fernández, secretaria de la mujer e igualdad de la federación de industria ha analizado las herramientas que utiliza el sindicato en la negociación colectiva para avanzar en igualdad. “Los planes de igualdad son nuestra herramienta más potente para lograr superar brechas de género, techos de cristal y suelos pegajosos”. También destaca los “protocolos de acoso” para que no se permitan conductas denigrantes en la empresa y “tipificarlas en el convenio como falta muy grave”.

    Carmen López, secretaria de las mujeres de la FSC, ha asegurado que “las carencias estructurales en materia de igualdad y los sesgos inherentes a las mismas. Son debidas a la escasa presencia de las mujeres en el ámbito de la acción sindical y la negociación colectiva”. Finalmente, Laura Castelló, responsable de Mujer e Igualdad de la Federación de Servicios, ha analizado la cosificación de la mujer en este sector económico. Un ámbito laboral altamente feminizado y que se caracteriza por la enorme precariedad contractual del mismo y con elevadas diferencias de salario entre los dos géneros.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.