Sayonara al tratado comercial entre UE y Japón (JEFTA)

  • Piden a representantes en el Parlamento Europeo el voto negativo para este tratado comercial antidemocrático y que vulnera las libertades y derechos de la ciudadaía

La campaña “No a los Tratados de Comercio e Inversión” lanza una acción on-line exhortando a la ciudadanía a enviar correos electrónicos a los eurodiputados y las eurodiputadas socialistas (PSOE), del Partido Popular (PP), Ciudadanos (Cs), del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y del Partit Demòcrata (PDeCAT) pidiendo su voto negativo al tratado comercial UE-Japón en la votación que tendrá lugar el 13 de diciembre en el Parlamento Europeo.

27/11/2018.
No al JEFTA

No al JEFTA

Las organizaciones que integran la campaña comparten una profunda preocupación por las múltiples amenazas que plantea este tratado de comercio e inversión. Un tratado considerado de competencia exclusiva de la UE, lo que significa que los parlamentos nacionales no podrán opinar, enmendar ni ratificar el acuerdo final.

La campaña denuncia la falta de transparencia en las negociaciones comerciales, llevadas a cabo en secreto durante casi cinco años y sin consultas con sindicatos ni pequeñas y medianas empresas y en las que una vez más los lobbies de las grandes corporaciones y bancos han tenido acceso privilegiado a las negociaciones.

La campaña estatal “No a los Tratados de Comercio e Inversión” ha presentado hoy una herramienta on-line a través de la cual se pueden enviar correos electrónicos a nuestros representantes en el Parlamento Europeo, pidiendo su voto negativo al tratado comercial UE-Japón, conocido como JEFTA por sus siglas en inglés.

En los mensajes enviados a eurodiputados y eurodiputadas se recogen algunas de las consecuencias negativas que a juicio de la Campaña traería este acuerdo comercial:

· Potenciales impactos negativos sobre la cantidad y calidad del empleo en la UE, especialmente en sectores como la fabricación de coches en los que Japón es una potencia mundial.

· Aumento de la influencia de las empresas transnacionales en los procesos legislativos: el capítulo sobre cooperación reguladora del JEFTA abre las puertas a que las empresas transnacionales puedan influir en las regulaciones incluso antes de debatirlas en los parlamentos.

· Más facilidades para la liberalización y privatización de servicios públicos como la gestión pública de hospitales, escuelas, agua o transporte público.

· Reducción de la capacidad para luchar contra la especulación financiera. El tratado dificulta posibles reformas del sistema bancario, y supone por tanto un obstáculo para la adopción de medidas que busquen regular el sistema financiero para que no se repitan situaciones como la burbuja inmobiliaria o el rescate de los bancos.

· Reducción de la privacidad y facilidades al comercio de datos personales. El JEFTA contiene compromisos en cuanto a flujo transfronterizo de datos que limitarían la capacidad de los gobiernos para regular y podrían socavar el derecho a la protección de los datos personales.

· Profundización de la crisis ambiental global: el acuerdo reduce la protección frente a la contaminación con químicos tóxicos, incentiva la agricultura industrial insostenible y permite a Japón continuar con la caza de ballenas, incumpliendo acuerdos internacionales.

· Agravamiento del cambio climático: aunque el JEFTA menciona el Acuerdo Climático de París en uno de sus capítulos, el tratado carece de disposiciones vinculantes, medidas u objetivos concretos en cuanto a reducción de emisiones, mientras que el aumento de transporte de mercancías entre Japón y Europa incrementará significativamente la emisión de gases de efecto invernadero.

La campaña “No a los Tratados de Comercio e Inversión” considera que este tratado es un ejemplo paradigmático de las malas políticas comerciales que lleva a cabo la UE con gran opacidad y ausencia de participación ciudadana.

Para --- , portavoz de la campaña: “Hoy es más urgente que nunca que el Parlamento Europeo adopte una nueva política comercial, cuya lógica se base en el cumplimiento de los derechos humanos y en la regulación estricta de las prácticas de las empresas transnacionales, por eso pedimos a la ciudadanía que participen en esta acción y pidan a los representantes europeos el rechazo a este peligroso acuerdo comercial”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.