Semana europea de la movilidad

    El tema de este año 2018 es “Combina y muévete” y quiere poner énfasis en los beneficios de la intermodalidad en los desplazamientos en las ciudades y entornos interurbanos.La intermodalidad consiste en combinar distintos modos de transporte para realizar el trayecto deseado.

    14/09/2018.
    Semana europea de la movilidad

    Semana europea de la movilidad

    Te proponemos que, para desplazamiento dado (sea de personas o de mercancías), compares distintos modos de realizar el transporte:

    Se ha constatado que, para muchos trayectos interurbanos o urbanos largos, la combinación de distintos medios de transporte resulta ser el modo más rápido y eficaz de llegar a nuestro destino.

    En las zonas urbanas disponemos de muchas opciones de movilidad, tanto motorizadas como

    sin motor, que pueden ser compartidas, públicas o individuales, tradicionales o nuevas. Estas

    incluyen caminar e ir en bicicleta, el transporte público (como el autobús, el tranvía, el metro y el tren), y muchas otras variaciones, tales como bicicletas compartidas, taxis, lanzaderas reservadas con antelación o coches compartidos. En este contexto, la multimodalidad cubre una multitud de posibles combinaciones de modos para los desplazamientos dentro de las ciudades.

    Los municipios tienen muchas propuestas sobre la mesa para ir implementando en la ciudad de forma que se favorezca la intermodalidad, como son: tarjetas multimodales, centros de intercambio, aplicaciones de móvil, servicios de alquiler de bicicletas, etc.

    Las empresas que se sitúan fuera de las ciudades, y por tanto fuera del espacio de servicio de los transportes públicos, son responsables de la necesidad de desplazamiento de los trabajadores y trabajadoras, lo que va unido a un aumento de emisiones de CO2 y otros contaminantes, riesgos de accidentes, situaciones de estrés o tensión en la conducción, una reducción de su tiempo libre, etc.

    Los delegados y delegadas pueden proponer un plan de movilidad sostenible en la empresa, mejorar las rutas del autobús de empresa o impulsar acuerdos con otras empresas localizadas en la misma zona para mejorar las ofertas colectivas de transporte.

    BENEFICIOS DE LA MULTIMODALIDAD

    El principal objetivo de la SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD en 2018 es impulsar a las personas a utilizar las diversas soluciones de movilidad de las que disponen en sus ciudades y desacreditar la creencia generalizada de que los coches particulares son la única opción de transporte adecuada. Una manera de responder a esto es reevaluar nuestras necesidades de transporte diarias y considerar el viaje de A a B como una manera de enriquecer nuestro día:

    Aprovechar el tiempo al máximo

    Durante el trayecto en un transporte público, el tiempo de viaje puede usarse para leer el periódico, trabajar en su smartphone, hablar con amigos o, sencillamente, sentarse relajado y escuchar música.

    Incluir algo de gimnasia

    Ir al trabajo en bicicleta o caminando en distancias cortas (de hasta 5 km) proporciona los 30 minutos de ejercicio al día recomendados para mantenerse saludable y en buena forma. Los estudios demuestran que las personas que caminan al menos 25 minutos al día pueden esperar vivir, de media, entre tres y siete años más[1].

    Ahorrar dinero

    Tener y usar un coche cuesta dinero. En línea dispone de calculadoras de los costes de los coches[2] que permiten a los usuarios una evaluación personalizada teniendo en cuenta distintos parámetros. Una combinación inteligente de otros modos de transporte es, con frecuencia, una opción más económica: caminar es gratis, los precios de una bicicleta o un abono mensual de transporte público son (relativamente) bajos y pueden ser «todo incluido» (por ejemplo, aparcamiento, seguro, combustible, etc.); además, las ofertas de movilidad compartida son competitivas.

    Hacer de su ciudad un lugar mejor donde vivir

    Los retos urbanos relacionados con los coches particulares son numerosos: contaminación, congestión, uso del espacio urbano, seguridad de las vías públicas, salud pública y otros. Al combinar los modos de transporte para movernos, podemos responder de forma colectiva a estos problemas e incluso lograr producir beneficios económicos para la sociedad. Por ejemplo: se estima que los atascos por sí solos cuestan a la Unión Europea aproximadamente cien mil millones de euros (el 1 % del PIB de la UE)[3].

    Recuperar la grandeza del planeta

    La movilidad urbana es responsable del 40 % de todas las emisiones de CO2 del transporte por carretera[4] . Dado que los coches particulares son el punto central de los hábitos de movilidad europea, la posibilidad de mejora es enorme y una combinación de modos de transporte proporciona suficientes opciones para alcanzar los objetivos de flexibilidad, rapidez y comodidad que proporciona el coche particular. A modo de ejemplo, el proyecto BiTiBi[5] halló que en «una situación en la que las autoridades y operadores de tren permitieran al 20 % de todos los usuarios de trenes combinar la bicicleta y el tren, [la UE podría alcanzar una] reducción de las emisiones en 800 kilotoneladas de CO2, 55 toneladas de PM y 250 toneladas de NOx».

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.