CCOO Aragón analiza la repercusión económica de la crisis catalana

    El sindicato ha analizado esta mañana el informe: “Efectos de la crisis política de Cataluña sobre la economía aragonesa en 2018”, realizado por Eduardo Bandrés, María Dolores Gadea y Vanessa Azón de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza. Un estudio económico sobre los posibles efectos de la crisis política de Cataluña sobre el conjunto de la economía española, manejando escenarios de incertidumbre con distinto nivel de probabilidad. Un estudio que ha sido encargado por el Gobierno de Aragón a la Universidad de Zaragoza.

    10/07/2018.
    De izquierda a derecha: Carlos Bravo, Manuel Pina y Javier Pacheco

    De izquierda a derecha: Carlos Bravo, Manuel Pina y Javier Pacheco

    Este informe concluye que las consecuencias de la crisis política e institucional de Cataluña serán perjudiciales para el PIB aragonés y el mercado de trabajo de la comunidad autónoma.

    El estudio augura que en un primer caso donde la crisis pueda ser moderada, la caída del PIB aragonés será de entre 0,44 y 0,51 puntos porcentuales, se podrán perder entre 2.409 y 2.771 empleos y situaría la tasa de crecimiento en el 2,5%. Si este escenario fuera más severo, la caída sería de entre 1,11 y 1,16 puntos porcentuales de PIB, se perderían entre 6.046 y 6.338 empleos y la tasa de crecimiento sería del 1,8% durante 2018.

    “Cuanto más se aproxime el escenario hacia la normalización de la situación política, o la economía sea más capaz de protegerse ante la crisis institucional, más cerca estaremos de un crecimiento del 3% interanual. Por el contrario, una deriva más negativa del entorno político, aunque no de ruptura completa, nos llevaría a un crecimiento en torno al 2,5%”, aseguran los autores del informe.

    Sectores productivos

    El informe parte de la premisa que Cataluña es el principal mercado exterior de las empresas aragonesas y que Aragón es la región española cuya economía depende en mayor medida de Cataluña. Nuestra comunidad autónoma es la principal proveedora del mercado catalán, suministrándole el 21% de sus importaciones de bienes procedentes de resto de España. Para Aragón, Cataluña es su principal mercado de exportación, absorbiendo el 19% de las ventas exteriores totales, que incluyen por tanto las exportaciones de bienes al resto del mundo.

    Los sectores productivos que más se favorecen de esta relación, marcada por la cercanía geográfica, son el sector agroalimentario (con unos porcentajes de ventas para la agricultura y ganadería del 39,5% y para la industria agroalimentaria del 14,7%).

    El resto de sectores tienen estos porcentajes de ventas: la industria química (10,9%), material de transporte (9,5%), papel, edición y artes gráficas (8,2%), metalurgia y productos metálicos (4,4%) y material y equipo eléctrico, electrónico y óptico (3,8%).

    El informe concluye que los sectores productivos más afectados son la agricultura y ganadería, la industria agroalimentaria, la industria química, papel y artes gráficas, y finalmente, aunque con una menor dependencia, metalurgia y fabricación de productos metálicos, lo que supone el 50% de la producción total aragonesa y el 44% de las ventas fuera de la comunidad autónoma.

    Provincias

    En Huesca la agricultura y ganadería, industria agroalimentaria e industria química suman el 72% de las ventas a Cataluña, y en Teruel esos mismos sectores representan el 79%. En la provincia de Zaragoza, la distribución porcentual de las ventas por sectores está más diversificada. Las áreas productivas con mayor peso sobre las ventas de la provincia a Cataluña son material de transporte, papel, agricultura, industria química, industria agroalimentaria, y metalurgia y fabricación de productos metálicos.

    Repercusión sindical

    Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, y Javier Pacheco, secretario general de CCOO Cataluña, han acudido a Zaragoza para dar su visión de la crisis catalana desde el prisma sindical.

    Bravo asegura que “este informe no hace más que ratificar lo que es una evidencia para CCOO y es que el impacto económico y social de un conflicto territorial que genere nuevas realidades, es muy negativo. Tenemos que mantener un proyecto común que tiene que afrontar un problema político evidente y lo tiene que hacer desde el acuerdo y consenso. Reeditando los acuerdos a los que se llegaron en el pacto constitucional y adaptándolos a la nueva situación actual”.

    Pacheco afirma que “entre Cataluña y Aragón se puede decir que hay un área económica de intereses comunes. Nos abre un escenario de participación y cooperación entre CCOO Aragón y CCOO de Cataluña”.

    En cuanto a la crisis catalana, Pacheco ha asegurado que el sindicato ha querido habilitar “un marco de diálogo político para solucionar un conflicto que pretendía judicializarse o trasladar la vía unilateral como única salida. Un camino nuevo que se abre, donde se preserve la recuperación de las libertades democráticas y derechos fundamentales y en el que se preserve la libertad de la participación de la ciudadanía".

    Documentación asociada
    Documentación asociada

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.