Casi 25 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso en el mundo

    El informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo forzoso en el mundo en 2016, asegura que 24,9 millones de personas son víctimas de trabajos forzosos, un dato muy similar al de años anteriores. Así, de estos 24,9 millones de personas, 15,9 (un 64 %) son víctimas de trabajo forzoso con fines de explotación laboral; 4,8 millones (19 %) son víctimas de explotación sexual y 4,1 millones (17 %) de trabajo forzoso impuesto por autoridades estatales.

    22/09/2017.

    La OIT denuncia que también los niños se encuentran entre las víctimas, el 18 % en la explotación laboral, el 21 % en la sexual y representan un 7 % en trabajos forzosos impuestos por autoridades estatales. Además, las mujeres y las niñas representan más del 99% de todas las víctimas con fines de explotación sexual.

    Según el estudio, las zonas de Asia y Pacífico registran las cifras más altas de víctimas (cuatro de cada mil personas) seguidas por Europa y Asia Central (3,6 de cada mil). Sin embargo, casi una de cada cuatro víctimas de trabajo forzoso es explotada fuera de su país.

    En este sentido, las víctimas de explotación sexual que se encuentran fuera de su país de origen alcanzan el 74%, las de explotación laboral el 14% y las de trabajo forzoso impuestas por las autoridades estatales representan el 1%.

    Según la OIT , el 70 % de las víctimas se encuentran en Asia y la región del Pacífico, seguidas por Europa y Asia Central con un 14 %, África con un 8 %, América con un 4% y los Estados Árabes con un 1 %.

    Respecto a nuestro país, el informe recoge los datos del Ministerio del Interior que contempla a 11.400 víctimas de explotación laboral. En este sentido, la OIT ha pedido al Gobierno que promueva un plan integral para luchar contra la explotación laboral al igual que ya se hace con las victimas de explotación sexual.

    El informe pone de manifiesto que no se logra avanzar en la erradicación del trabajo forzoso en el mundo. En este sentido, el director de la OIT en España, Joaquín Nieto, ha exigido acelerar la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, que en su punto ocho muestra el compromiso de "adoptar medidas inmediatas y eficaces para asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil y erradicar el trabajo forzoso".

    Por último, Nieto valora que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, entregase ayer ante el director general de la OIT, Guy Ryder, el instrumento de ratificación del Protocolo de 2014 relativo al convenio sobre el trabajo forzoso.

    España se convierte así en el país decimonoveno que ratifica el Protocolo a nivel mundial, un documento que entra en vigor el año que viene.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.